[]

STRONZO "PAIVA"

Voler a la página de origen

 MUZZIN

PADORNO

AMARALES

Eduardo Muzzin, Mayo del 2003 dispara el tema

Queridos todos:

Por ahí leí, como aporte poético a esta página, el versto popular ´´En este lugar sagrado...etc´´ Reflexioné, y con seguridad digo que es la mejor descripción del alma humana que al saber vulgar se le haya ocurrido. Nuestra personalidad tiene recónditos, laberínticos, abstrusos ´´lugares sagrados´´ que son nuestros, privados, solitarios. Aunque por ellos ´´pasa mucha gente´´, lo cierto es que ahí nos enfrentamos individualmente a nuestra libérrima potestad de apuntar hacia la miseria o hacia la grandeza. Como en la letrina, solos y artífices y dueños únicos de lo que vamos a hacer. En esos lugares sagrados que en el alma se pueden llamar ´´opción´´, ´´abandono´´, ´´quirófano´´, ´´sexualidad´´, ´´profesión´´, ´´lealtad´´, ´´compromiso´´, ´´decencia´´, ´´necesidad´´ ´´abrir el alma´´, ´´poner los huevos´´, ´´jugarse´´, etc, he visto´´hacer fuerza al más cobarde y cagarse al más valiente´´.
Rasputin

 

 

El 15 de Mayo del 2003, responde Eugenio Padorno:

Como bien tu dices, Querido Rasputón, esos "lugares sagrados" que son nuestros, privados, solitarios, aunque por ellos ´´pase mucha gente´´, en inumerables oportunidades se transforman en centros de agradecimiento como en aquella máxima que es muy común encontrar, y que te sume en una profunda reflexión, "agradece que lo que tienes en la mano no lo tienes en el orto" y no precisamente en una relación directa con el amanecer.

También, esos dichos populares nos conmueven con la poesía gauchesca y sacuden nuestros amores fraternales más íntimos, como cuando alcanzamos a leer: "La Pampa tiene el ombú, el ombú tiene las hojas, y Dios me dio a tus hermanas, para que yo me las coja".

Mas no todo termina allí, es también en esos sitios donde cada uno de nosotros puede llegar a perder toda capacidad de asombro, si no me creen los llamo a la reflexión y al recuerdo, cuando uno a uno observando con ojos desorbitados desfilamos , como queriendo despedirnos de algún miembro destacado de la sociedad en esas populosas capillas ardientes, delante del tremendo, quizás mal llamado, "sorete de Paiva" cuyo solo recuerdo me produce contracciones en el esfínter anal y me sigo preguntando como habrá hecho el artífice de semejante obra para reintroducir los ojos en sus órbitas y si desde ese momento en más habrá logrado expeler algún ruidoso flato.

Con afecto
El OBUS en el recuerdo y la reflexión.

 

 

 

El 16 de Mayo del 2003, el Escriba Horacio Amarales en su personal letra granate/marron con Negrita . Evoca:

 

El HOH logró traer a la pantalla, desde el fondo de su escatológica mente, un icono marginal y totémico del inconciente colectivo de la gloriosa "24".-
About el mal llamado "Sorete de Paiva" (corto pero supergrosso), del que no alardeo su aleatorio descubrimiento,
pues el goruta enterado del vocero, me encaró con inequívocas intenciones resarcitorias.- Pero soslayando ese mal trance, y animado por el deseo de no ensuciar ningún nombre, siempre me quedó la duda si no correspondía a otro físico de parecida envergadura, que también rondó aquel fatídico día y hora, el baño del patio de 3° año :- LOTZ.-
Sobre el episodio hubo testimonio gráfico, a cargo del Vampiro, pero aunque no conozco algún vidente de esa foto, la imagen de ese esperpento colosal, permanecerá for ever en nuestras retinas.-
He cerrado los ojos y como cantaban Ana Belén y Víctor Manuel, escucho:- ahí esta, ahí está, viendo el tiempo pasar...(No, La Puerta de Alcalá, no) .-
Seguro que Bochi, Iriarte y otros reservorios de nuestros recuerdos, tendrán algún aporte sobre el marrón de marras.-

 

 

 

 

El mismo 16 de Mayo del 2003, Ruben Rubio, sin dejar pasar un minuto, propone guardar este recuerdo para la prosperidad:

 

HUEVON OBUS HUACALERO (HOH) Y HORACIO
La nota del OBUS al RASPUTON (como el lo llama) y la contestación de HORACIO deben ser puestas en la historia escrita de nuestra 24. Son de un ingenio, un humor y un recuerdo de la realidad cotidiana de aquellos días colosales.
Besos a todos
Rubén Rubio