Reseña de la celebracion

 

 

POR RUBEN RUBIO


Amigos

A pedido de los asistentes a la reunión les envio una reseña de lo acontecido en la fiesta del sábado pasado.
Nuestro gran enemigo fue el clima, desorganizo todo e impidió que pudiéramos disfrutar de una de las cosas mas gratificantes del Dia del Liceista y por ende nuestro dia , el desfile en la plaza de armas.

No obstante la reunión según manifestaciones escuchadas, cuando recorrí las mesas, y al retirarse, fue que lo habían pasado muy bien y agradecieron a la organización, el grato momento vivido.
Visto el numero total de compañeros y asistentes a la reunión, creemos que fue exitosa.
El objetivo con que se hizo fue que participara la mayor cantidad de gente posible y eso se logro.

Con el lugar elegido y el costo nos pareció accesible para casi todos.
Y asi fue.
Se registraron para el evento 165 personas en total, incluyendo invitados y familiares.
De ellas 91, son compañeros nuestros.
Faltaron 8 asistentes por diferentes motivos.
Daniel Martin y Osvaldo Orozco avisaron que no concurrirían, Daniel Riva por viaje al exterior, Garayecheverria, por intensa lluvia (vive en Rosario), Barbatto, Lupo, Duran Costa, y Joseso, no dieron explicaciones pero imagino que será por el mal tiempo.
Párrafo aparte es el del General Bianchi que hoy me llamo por teléfono para disculparse por no haber concurrido.
Manifestó que como el y su esposa son mayores (84) años) con tanta lluvia no quisieron arriesgarse a salir.
Por esa razón y a modo de compensación invito a los organizadores a su casa a tomar una copa y charlar de viejos tiempos.
Muy buena actitud de nuestro antiguo jefe.
Todo un señor responsable
Con respecto a lo servido, hoy lei criticas, por WhatsApp que siempre existen, de un par de los habituales, cuestionadores, pero hay que tener en cuenta como les habíamos anticipado que el Liceo no es un restaurant, es un cuartel militar, por tanto, no pidamos peras al olmo.
Fuera de ellos, no escuche, ni me transmitieron mayores problemas y eso que con motivo de la lluvia y no haber desfilado, se adelanto el ingreso al lugar del almuerzo, una hora y media.
El lugar me pareció acorde con lo que requeríamos para la reunión, recordando nuevamente que estábamos en un cuartel militar y no en el Plaza Hotel.
Nos llamo gratamente la atención, que al momento de ingresar, ordenadamente, todo el mundo, tomo un lugar y no hubo ningún contratiempo, teniendo en cuenta que no se personalizaron las mesas.
Fotografía.
El dia que fuimos con el Tano Diprimo a amurar nuestra placa recordatoria, contactamos al fotógrafo oficial del Liceo y quedamos en que nos tomaba fotos, de la formación, del descubrimiento de placa y del almuerzo.
Le solicite que cotizara una foto grupal de 30cm x 20 cm que debería hacer en el almuerzo y paso $40, por cada una.
Quedamos de acuerdo.
El sábado lo fui a ver en la formación en el gimnasio y le recordé lo acordado.
Pues bien el tagarna no apareció, nosotros no nos acordamos con tanto trajín y tampoco ninguno de los asistentes, hasta que al final alguien, no recuerdo quien, me lo puntualizo, pero ya era tarde muchos se habían retirado y los que quedábamos estábamos muy dispersos para reunirnos.
De haber podido la hubiéramos tomado con cualquier celular.
Resultado, nos quedamos sin la foto grupal.
La tomaremos en la siguiente fiesta de los 60 años de egreso, hasta esa fecha, prohibido morirse.
Con respecto a los fallecidos, totalizan 53.
Teniendo en cuenta que ingresamos en 1966, 328 cadetes, hay un promedio del 16,15% de fallecidos sobre el total.
Me impresiono mucho, seguramente a muchos de Ustedes también, que una vez leída la lista, comenzado el minuto de silencio, todos se incorporaron y se escucho el tremendo silencio reinante y finalizado este ofrecieron un cálido aplauso.
Conmovedor.
Un agradecimiento enorme a Ricardo Cardona que trajo como presente para la 24 un plato de plata y a Horacio Camarero y el Pelotón del Norte, una bandera de California.
Queremos resaltar como lo hicimos en la fiesta la presencia de las esposas de algunos de nuestros compañeros fallecidos.
Liliana Mattulich, Gabriela Fares y Mónica Paula, que llevaron su recuerdo hasta alli.
Muy importante recalcar también la presencia del padre del recordado Hector Kasdaglis, que con sus lucidos 93 años, vino desde Banfield a compartir en nombre de su hijo nuestra fiesta.
AL finalizar la reunión se acerco para despedirse y muy emocionado me dijo que se iba “henchido de alegría, agradecido y recargado por el momento pasado”.
Impresionantes palabras de regalo.
Debemos agradecer al Tano Ballatore la ubicación e invitación, de este honorable señor.
Invitamos sobre la hora al Coronel Javier Marturet, que se desempeño en el Liceo como Jefe de Cuerpo, Subdirector y Director.
El Coronel es de esas personas que sin haber sido cadete quiere al Liceo, mas que muchos de los que lo transitaron.
Siendo Director nos facilito muchas veces el Instituto, para nuestras reuniones.
Una gran persona y un gran defensor de los Liceos como Institutos de Enseñanza.
Agradeció nuestra invitación.
Destacamos la concurrencia desde alejados rincones del mundo y de nuestro país de Manuel Ferro, Alex Vago y Horacio Camarero del Peloton del Norte, De Rodolfo Bentel de Paraguay, De Ricardo Cardona de Bolvia.
De Pancho Goicochea de Ushuaia, De la Papa Cardozo de Mendoza (prometió organizar otra visita a la tierra del sol y el buen vino).
La Bruja San Roman de Lago Puelo, De Carlos San Martin de Villa la Angostura. De Carlos Vega de Bariloche, De Osvaldo Cesa y Julio Zapico de La Pampa. De Bernardo Riedel de Necochea y El Batrax Santana y Martin Labombarda de Mar del Plata.
Finalmente los Organizadores agradecemos a los concurrentes, la presencia junto a sus familiares, la calidez que le dieron a la reunión a pesar del mal tiempo y la comprensión sobre las cosas que no salen como uno las planea y espera.
En forma particular agradezco a mis compañeros la placa recodatoria por mi dedicación a la 24 y también un enorme agradecimiento a Carlos Iriarte, mi eterno compañero de organización, que llama hasta los fallecidos al cielo, al Tanito Diprimo por su colaboración sin condicionamientos y a Raul Rivero, que puso su cuenta para los depósitos, controlo los mismos, que es una tarea complicada y aguanto lo hincha pelotas que soy cuando de organizar estas cosas se trata.

Un abrazo
Ruben Rubio